Embarazo y síndrome de piernas inquietas: cómo aliviar los síntomas

Nada en este sitio web está destinado a sustituir el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Siempre debe buscar el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Los contenidos de este sitio web son solo para fines informativos.

Cuando tienes un bollo en el horno, puede ser difícil conciliar el sueño. Entre viajes frecuentes al baño, acidez de estómago y antojos de pizza a medianoche (que provocan más acidez de estómago), dar vueltas y vueltas puede mantenerla más activa que la aptitud prenatal.

Además de eso, no se puede saber quién patea más: usted o su bebé. ¿Suena familiar?

Esa sensación incontrolable de moverse se llama Síndrome de Piernas Inquietas y afecta hasta al 26% de las mujeres embarazadas. Siga leyendo para obtener información completa sobre las posibles causas, signos y síntomas, y algunos consejos sobre cómo combatirlo.

Signos del síndrome de piernas inquietas durante el embarazo

El SPI causa una sensación desagradable en las extremidades inferiores que se siente como palpitaciones, picazón, tirones, hormigueos o simplemente una sensación dolorosa. Algunas personas lo describen como una sensación espeluznante de la que no pueden evitar intentar deshacerse. La necesidad de moverse puede ser muy poderosa y, a veces, abrumadora.

A veces, la afección se puede confundir con calambres nocturnos en las piernas o sacudidas hipnóticas, pero a diferencia del SPI, mover las piernas no suele mejorar esas afecciones.

Si sospecha que puede tener el síndrome, es importante que hable con su proveedor de atención médica sobre sus síntomas. Para ser diagnosticado, debe cumplir con los siguientes criterios:

  1. La necesidad de mover las extremidades se acompaña de una sensación desagradable.

  2. El impulso y / o la sensación se alivian con el movimiento.

  3. Los síntomas empeoran en reposo y mejoran con la actividad.

  4. Los síntomas empeoran por la noche y durante la noche.

El SPI es un trastorno del sueño común que también se conoce como enfermedad de Willis-Ekbom (WED). Afecta entre el 5% y el 15% de la población general de EE. UU., Aunque las mujeres tienen el doble de probabilidades de verse afectadas que los hombres. El embarazo parece aumentar la probabilidad de luchar contra esta condición, aunque no se comprende completamente la razón subyacente exacta.

SPI durante el embarazo

Cuando el síndrome de piernas inquietas ocurre en mujeres embarazadas, se considera secundario. Cuando ocurre fuera del embarazo, se considera primario y generalmente está relacionado con vías disfuncionales en el cerebro, agotamiento de hierro y ferritina o genética.

El SPI es 2-3 veces mayor en mujeres embarazadas que en mujeres no embarazadas. La prevalencia aumenta con cada trimestre con el mayor número de casos en el tercer trimestre; también aumenta con cada embarazo subsiguiente.

Para la mayoría de las mujeres, los síntomas desaparecen poco después del parto. Pero en algunos casos, los síntomas pueden persistir durante semanas después del parto, lo que dificulta aún más el descanso durante los primeros días del recién nacido, cuando el sueño es un bien escaso pero precioso.

La importancia de lidiar con los espasmos de las piernas

Si está luchando contra los síntomas, es importante buscar tratamiento. Un estudio reciente de 1563 mujeres en su tercer trimestre encontró que aquellas con SPI tenían más probabilidades de experimentar una mala calidad del sueño, un mal funcionamiento durante el día y una excesiva somnolencia durante el día .

Los estudios también han relacionado el SPI con complicaciones como depresión, trabajo de parto prematuro, cesárea y parto difícil.

Posibles causas de piernas inquietas durante el embarazo

Los científicos aún tienen mucho que aprender sobre esta afección y las causas subyacentes. Si bien se necesita más investigación, han identificado algunos vínculos posibles.

Vitamina D insuficiente

¿Podría un poco de sol acabar con esa sensación de nerviosismo en tus piernas? Múltiples estudios han identificado la baja vitamina D como la culpable de este síndrome. La explicación más probable tiene que ver con la señalización de la dopamina en el cerebro.

La vitamina D aumenta los niveles del neurotransmisor dopamina y sus metabolitos. La señalización alterada de la dopamina es una de las teorías más investigadas cuando se trata de la causa del SPI y se ha demostrado que la suplementación con vitamina D mejora los síntomas.

Deficiencia de hierro, folato y ferritina

¿Ha estado tomando sus vitaminas prenatales? Si no, ¡deberías estarlo! Otra causa más de la señalización disfuncional de la dopamina es la deficiencia de hierro, una condición común en el embarazo.

Se han detectado niveles bajos de hierro en el líquido alrededor del cerebro en personas que padecen el síndrome de piernas inquietas, aunque esto no siempre se manifiesta en la ferritina, el nivel de reservas de hierro en el cuerpo.

El folato es una vitamina B que es extremadamente importante durante el embarazo para prevenir defectos del tubo neural. Algunas investigaciones también han identificado un vínculo entre el folato y el SPI, y la suplementación con folato parece ayudar a reducir los síntomas.

Otro

Otros factores incluyen antecedentes familiares, tener la afección en un embarazo anterior, consumo de cafeína, tabaquismo y flujo sanguíneo venoso deficiente (que puede estar relacionado con la inactividad).

¿Cómo pueden las mujeres reducir el riesgo de piernas inquietas durante el embarazo?

Descansar cuando sus extremidades se sienten escalofriantes puede ser un desafío, pero dormir es esencial para un embarazo y un parto saludables. Afortunadamente, hay algunos pasos que las mujeres embarazadas pueden tomar para reducir el riesgo y mejorar los síntomas. Si las medidas simples no mejoran los síntomas, existen algunos suplementos y medicamentos que su proveedor de atención médica puede recomendar.

Evite los desencadenantes comunes

Una de las mejores formas de prevenir el síndrome y mejorar los síntomas es evitar los desencadenantes comunes. El tabaquismo y la ingesta de cafeína se han relacionado con las piernas inquietas, y ambas deben evitarse durante el embarazo. La mala higiene del sueño y los medicamentos que reducen la dopamina (como los antihistamínicos) también son culpables comunes.

Dieta correcta

Una dieta sana y rica en nutrientes es importante durante toda la vida, pero especialmente durante el embarazo, cuando las futuras madres comen por dos. Agregar fuentes de hierro, ácido fólico y magnesio a base de alimentos puede ayudar a mejorar los síntomas. Algunos de los mejores alimentos para incorporar incluyen frijoles y legumbres, verduras de hoja verde y carne.

Toma medicamentos y suplementos

En algunos casos, su proveedor de atención médica puede recomendarle suplementos adicionales como hierro, ácido fólico o magnesio. Hay algunos medicamentos que pueden usarse para el tratamiento, pero conllevan mayores riesgos durante el embarazo. Siempre consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento o medicamento .

Cosas que hacer para aliviar las piernas nerviosas durante el embarazo

Si está lidiando con síntomas desagradables y tiene dificultades para dormir, es posible que esté desesperado por un alivio. La temporada de embarazo puede ser lo suficientemente estresante sin las preocupaciones adicionales que acompañan al síndrome de piernas inquietas. Es importante controlar los síntomas y reducir el estrés para que pueda concentrarse en la salud de mamá y bebé.

Duerme del lado izquierdo

Probablemente hayas escuchado que se recomienda que las mujeres embarazadas duerman del lado izquierdo. Esta posición aumenta el flujo sanguíneo tanto para la mamá como para el bebé, lo que puede ayudar a reducir el dolor y los calambres. Si está luchando por adaptarse a dormir sobre su lado izquierdo, intente usar una almohada de maternidad para mantenerse cómoda.

Dar un paseo

Se dice que el movimiento es la forma más rápida de obtener alivio, así que, ¿por qué no salir a caminar bajo el sol para absorber un poco de vitamina D?

Relajarse en un baño

Tomar un baño tibio puede ser relajante y mejorar los síntomas, especialmente si agrega algunas sales de Epsom para agregar magnesio.

Masaje de piernas

Masajear las piernas puede aumentar el flujo sanguíneo y mejorar los calambres. ¡Esta podría ser una excelente manera para que tu pareja te eche una mano!

Preguntas más frecuentes

¿Puede el tratamiento con aceites esenciales ayudar con el SPI durante el embarazo?

Algunos aceites esenciales seguros para el embarazo pueden ayudar, incluidos lavanda, manzanilla romana, incienso y ciprés. Recuerde siempre diluir adecuadamente con un aceite portador antes de aplicarlos en las piernas.

Conclusión

El SPI puede ser literalmente un dolor en la pierna, ¡especialmente cuando está embarazada! Al igual que las náuseas, la acidez de estómago y otros problemas del embarazo, es posible que no pueda prevenirlos por completo, pero hay algunas medidas que puede tomar para reducir la gravedad de los síntomas.

Evitar los factores desencadenantes, reducir el estrés, mantenerse activo y descansar lo suficiente puede ser útil. Si se siente tan incómodo que no puede dormir por la noche, hable con su proveedor de atención médica sobre las opciones de tratamiento. Afortunadamente para la mayoría de las mujeres, los síntomas desaparecen después del parto (aunque no podemos prometer lo mismo cuando se trata de dormir en los primeros días del recién nacido).

Fuentes y referencias:

Más lectura:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *