Cuándo convertir a su hijo de una cuna en una cama para niños pequeños

Nada en este sitio web está destinado a sustituir el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Siempre debe buscar el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Los contenidos de este sitio web son solo para fines informativos.

Los padres a menudo asumen que el primer intento de escapar de la cuna es una señal segura de que es hora de hacer el cambio de una cuna a una cama.

Sin embargo, es un poco más complicado que eso. ¡Estamos hablando de niños pequeños después de todo! Y todos sabemos que no tienden a facilitarnos las cosas a los padres.

En general, los padres deben considerar la transición de los arreglos para dormir entre las edades de un año y medio y tres años y medio.

Sin embargo, hay otros factores a considerar, que incluyen:

  • Hitos futuros y actuales (mudanza, nuevo bebé, preescolar, control de esfínteres, destete, etc.).

  • Si han expresado el deseo de dormir en una “cama grande para niños”.

  • Si están mentalmente desarrollados y lo suficientemente maduros como para deshacerse de la cuna.

  • Si necesita urgentemente la cuna para un nuevo bebé.

  • Su hijo ha superado su cuna.

Si bien no existe una regla establecida sobre cuándo es el momento adecuado, lo guiaremos a través de cómo reconocer las señales y le brindaremos los pasos para hacer que esta transición sea más fluida de lo que puede haber imaginado.

Consejos para facilitar la transición de la cuna a la cama

Evaluar la preparación

Hay signos distintivos de que su hijo está listo para salir de su cuna, además de un escape de cuna tipo Houdini. Aquí hay algunas cosas reveladoras que debe buscar:

  • Su niño pregunta específicamente.

  • Los amigos de su hijo se han graduado todos de su cuna y su pequeño es consciente de esta diferencia.

  • Hay hermanos mayores en la casa que su hijo intenta imitar.

  • Su hijo mide 89 cm (35 pulgadas) de altura, o la altura de la barandilla lateral está al nivel del pecho o por debajo (según la Academia Estadounidense de Pediatría , estos son signos de que su hijo ha superado la cuna).

La clave es buscar señales de preparación en lugar de forzar esta transición a su hijo. A esta edad, es importante recordar que todos los días presenta un elemento de novedad en la vida de su hijo, y demasiados cambios en un período de tiempo demasiado corto puede ser estresante.

Comprar juntos

Ya sabes que los niños pequeños son criaturas tercas. Por eso te sugerimos que los lleves contigo durante el proceso de compra. Déjelos elegir lo que quieran. Es posible que elijan algo que se adapte a su personalidad y esté diseñado específicamente para niños pequeños (una cama con forma de automóvil o castillo). Permítales que también seleccionen la ropa de cama y pídales su opinión en cada paso del camino.

Si su hijo puede elegir todo, incluidas las sábanas y las mantas, es más probable que se entusiasme con la mudanza.

Colocación

Idealmente, el colchón nuevo debería colocarse exactamente donde estaba la cuna. Sin embargo, debe haber espacios abiertos en ambos lados para evitar que su pequeño se quede atrapado entre la cama y la pared si se da vuelta o da vueltas durante la noche.

Artículos de seguridad

Si el artículo que compra no incluye rieles laterales, asegúrese de comprar algunos. Esta precaución ayuda a evitar que su niño pequeño se levante de la cama. También sugerimos almohadas o alfombras suaves a ambos lados en caso de caída.

Si va a comprar el colchón y la cama por separado, asegúrese de que el colchón se ajuste adecuadamente al marco. Si es demasiado pequeño, podría haber un espacio peligroso en el que su hijo podría quedarse atascado.

Aquí está nuestra tabla de tallas de colchones, que podría ser útil en este caso.

Rutina

Recuerde, no cambie muchas cosas a la vez. Lo único que debería ser diferente acerca de la hora de acostarse es la cama en sí. Las historias, las rutinas y la hora en que deja a su niño pequeño deben permanecer constantes.

Empatía

Podríamos pensar que nuestros hijos están ansiosos por “crecer” y hacer todo lo que hacen los adultos, pero no siempre es así. En lugar de hacer que su pequeño se sienta presionado a dormir en una cama “real”, exprese empatía. Comparta con ellos historias sobre cómo se sintió cuando cambió a un arreglo para dormir diferente. Dígales que sabe que será una transición difícil, pero que estarán mucho más felices con su nueva libertad.

Libros

Los niños aprenden del ejemplo y, a veces, todo lo que necesitan es un contexto que los prepare para el siguiente paso. Puede leerle cuentos a su hijo sobre otros niños pequeños que han hecho la transición de la cuna a la cama para que les ayude a comprender la situación y les permita observar ejemplos de otros que han allanado el camino antes que ellos. Algunos de los que recomendamos son su propia cama grande , me encanta dormir en mi propia cama y una cama propia .

Considere un tipo convertible

Los padres que quieran hacer esta transición lo más fluida y fluida posible, pueden considerar una cuna convertible. Este producto tiene un panel frontal extraíble (el lado ancho que mira hacia afuera), por lo que su pequeño obtiene el efecto de dormir en una cama más adulta, pero aún así disfruta de la comodidad de una cuna.

Elegir una cama para niños pequeños

Robustez

A pesar de sus severas advertencias y regaños, sabe que su pequeño seguramente saltará y rebotará. Asegúrese de que el producto que elija sea lo suficientemente resistente para resistir un par de años (al menos) de contoneo.

Altura

Debe estar cerca del suelo, por lo que si ocurre un accidente, el riesgo de lesiones es sustancialmente menor. Una estructura de bajo perfil también hace que sea más fácil para los niños pequeños entrar y salir de la cama solos sin lastimarse o caerse.

Carriles laterales

Diseño

Lo simple es lo mejor cuando se trata de diseño. No querrás esquinas afiladas o diseños ornamentados que puedan causar cortes o dedos atascados.

Colchón

Siempre que sea posible, recomendamos comprar la cama y el colchón como una sola unidad para garantizar un ajuste perfecto. Las extremidades de los niños pequeños tienden a atascarse en los lugares más inimaginables, incluido un espacio de media pulgada entre el marco y el colchón. Si compra estas piezas por separado, asegúrese de que el marco se adapte a los colchones de tamaño estándar y verifique tres veces que el suyo se ajuste adecuadamente.

Certificación

Para colchones, verifique las certificaciones de estándares ambientales y de alergia. GOTS (Global Organic Textile Standard) es uno para buscar, así como CertiPUR-US. Para la estructura en sí, recomendamos comprar solo productos que tengan una etiqueta de certificación de la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles. Tenga en cuenta que la JPMA solo certifica camas para niños pequeños, no variedades gemelas.

Consejos de seguridad

Encuentre la ubicación correcta

Evite poner un lado contra la pared. Si bien puede parecer la ubicación más eficiente en cuanto al espacio, aumenta el riesgo de que los brazos y las piernas queden atrapados entre el colchón y la pared.

Coloque la cabecera contra la pared

La cabecera debe estar al ras de la pared sin espacios. Nuevamente, esto limita el peligro potencial de que su hijo se atasque.

Amortiguar el suelo

Deben colocarse almohadas, alfombras de felpa o incluso un saco de dormir a ambos lados de la cama. En el caso de que su niño pequeño ruede y caiga al suelo, querrá algo suave para evitar su caída.

Compruebe las articulaciones de la cama

Asegúrese de que todo esté apretado y que nada comience a aflojarse. También es una precaución cuidadosa verificar y reajustar regularmente todo lo que lo necesite.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo es el mejor momento para cambiar de cuna a cama?

Cada niño es diferente, pero la respuesta corta es un rango entre los 18 meses y los tres años y medio. Un solo intento de escape rara vez es una señal infalible porque los niños pequeños a menudo solo buscan atención. Si su pequeño ha intentado escapar o dos, mantenga la calma y no reaccione con fuerza de una manera u otra. Los niños tienden a buscar atención y refuerzo, incluso cuando es negativo, y los intentos de fuga son peligrosos.

En su lugar, observe una variedad de factores para evaluar la preparación, incluso si están pidiendo cambiar los arreglos para dormir o si muestran otros signos de independencia.

¿Las camas para niños pequeños tienen límites de edad?

La edad mínima recomendada es de 15 meses. A partir de ahí, la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC) dice que su hijo puede usar esa cama hasta que alcance alrededor de 50 libras. No tienes que pesar obsesivamente a tu pequeño para saber si es demasiado grande.

Probablemente notará que no tienen tanto espacio para moverse, especialmente cuando están estirados. En ese momento, será apropiado cambiar a un colchón doble o de tamaño completo.

¿Cuánto tiempo se tarda en realizar la transición?

Algunos niños adoptarán sus nuevos arreglos para dormir instantáneamente, mientras que otros necesitan un período de adaptación. En promedio, planifique unas dos semanas de resistencia, negociación, miedo y rabietas ocasionales.

Si sigue nuestros consejos para facilitar la transición, podrá minimizar el tiempo que le toma a su niño pequeño acostumbrarse a dormir en una cama. Considere agregar una luz de noche adicional o dos o una máquina de ruido blanco si parece más inquieto o inseguro acerca de su nueva situación.

¿Es mejor esperar hasta que mi niño sea mayor?

Siempre que su niño pequeño no haya superado la cuna (cuando su pequeño alcance los 89 cm (35 pulgadas), o cuando la altura de la barandilla lateral esté al nivel del pecho o por debajo), puede ser mejor esperar.

Según un estudio publicado en la revista Sleep Medicine , los padres que esperan hasta que su hijo tenga tres años pueden encontrar que la transición es más sencilla que si comenzaran antes. El estudio examinó a 1.983 niños pequeños de 5 países diferentes y descubrió que los padres que esperaron la transición de sus niños pequeños hasta los 3 años informaron menos resistencia a la hora de acostarse, menos despertares nocturnos y horas de sueño más largas.

Conclusión

Recuerde, aunque queremos que nuestros pequeños sean felices y duerman tan cómodos como un insecto en una alfombra, al final del día, somos los padres. Establezca reglas básicas firmes si encuentra resistencia y pruebe tácticas como el refuerzo positivo cuando su niño pequeño siga sus reglas.

Las recompensas diarias, como calcomanías combinadas con un juguete adicional o un viaje al parque por noches consecutivas exitosas, harán maravillas para que adopten esta próxima etapa en su desarrollo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.