¿Mi bebé no duerme lo suficiente? Aprenda a extenderlo

Nada en este sitio web está destinado a sustituir el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento médico profesional. Siempre debe buscar el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Los contenidos de este sitio web son solo para fines informativos.

Cuando tienes pequeños, ¿cuál es el momento más precioso del día?

Si adivinó la hora de la siesta, está en lo cierto.

Como padres, amamos la hora de la siesta porque nos permite un tiempo de inactividad para marcar elementos de nuestra lista de tareas pendientes. ¡También significa que podemos recuperar el sueño que tanto necesitamos!

Pero, ¿qué sucede cuando nuestros preciosos bultos no toman siestas lo suficientemente largas? No solo dificulta la planificación de nuestros propios horarios, sino que también les quita a los niños pequeños el tiempo de restauración que necesitan para aprender y desarrollarse.

En este artículo, compartiremos nuestros consejos más útiles sobre cómo hacer que los bebés duerman más tiempo, y también responderemos las preguntas más frecuentes sobre cómo mejorar los patrones de sueño diurno y nocturno de los bebés.

Siestas cortas versus siestas largas

Hay una línea clara entre lo que constituye una siesta corta y una larga. Generalmente, las sesiones más cortas duran menos de 45 minutos y las más largas duran más de 90 minutos. Mientras que un ciclo de sueño completo dura alrededor de 90 minutos en un adulto, los bebés tienen ciclos de sueño más cortos que duran solo 50-60 minutos; por eso, una siesta corta es solo un ciclo de sueño y una siesta más larga son dos o más ciclos completos.

Cada bebé es diferente (obviamente), pero hay algunas reglas generales que debe tener en cuenta que puede usar como guía para determinar si está dejando que el bebé duerma lo suficiente o haciendo que la siesta sea más difícil para usted de lo que debe ser.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que es completamente normal que los recién nacidos tengan horarios erráticos cuando se trata de dormir. Al principio, pueden tener una reversión día / noche, pasando la mayor parte del día durmiendo y queriendo estar despiertos por la noche. Entre uno y tres meses de edad, estos ritmos comienzan a funcionar correctamente, pero los horarios regulares de sueño aún no surgen hasta alrededor de los seis meses de edad.

Los bebés de 4 a 12 meses necesitan entre 12 y 16 horas de sueño al día . Esto generalmente incluye dormir por la noche y 2-3 siestas por día: una siesta breve por la mañana, una siesta más larga por la tarde y una siesta al final de la tarde. A medida que envejecen, comenzarán a consolidar estos episodios de sueño diurno y, en algún momento, entre los 12 y los 18 meses de edad, se reducirán naturalmente a una larga siesta por día.

Beneficios de las siestas para bebés y niños pequeños

Aprendizaje

Al igual que los adultos, el cerebro de los bebés usa el tiempo que pasan dormidos para procesar y consolidar la información. Se ha descubierto que tanto los niños como los adultos obtienen mejores resultados en las pruebas después de una siesta. El mismo principio funciona para la memoria.

Un estudio de bebés de 6 a 12 meses encontró que cuando se les permitió tomar una siesta inmediatamente después de aprender nueva información, se desempeñaron mejor cognitivamente en las pruebas al día siguiente. Aún más convincente es que tanto el grupo de control como el de prueba durmieron profundamente la noche anterior. La única diferencia medible es que los bebés que sobresalieron en las pruebas tuvieron una hora más una sesión de siesta durante el día.

Crecimiento

Los bebés y los niños pequeños crecen y se desarrollan rápidamente. ¿Alguna vez pensaste que parecía que tu pequeño crecía una pulgada extra durante la noche?

Para alcanzar su máximo potencial de crecimiento, los bebés necesitan dormir lo suficiente. Esto incluye siestas regulares y largas durante el día. Las fases profundas del sueño son donde se produce el crecimiento y la reparación de los tejidos. Si su bebé o niño pequeño solo recibe sesiones de siesta abreviadas, se le priva de este tiempo vital para crecer.

Comportamiento

Sí, un niño privado de sueño es un niño gruñón. El mismo principio es válido para los adultos, por lo que esta revelación no es ninguna sorpresa. Pero si su bebé está gritando y llorando en medio del supermercado, eso no es solo una señal de que está cansado; es una señal de que están demasiado cansados.

Tomar siestas que no son lo suficientemente largas no solo hace que su hijo esté más gruñón, sino que también descubrirá que no reacciona con tanta fuerza a los eventos felices cuando tiene falta de sueño. Si desea asegurarse de que usted y su pequeño bebé disfruten al máximo de los momentos felices de la vida, haga de las largas sesiones de siesta una prioridad.

Descanso

Un niño descansado es un niño bien adaptado. Recuerde, este mundo es nuevo para su pequeño. Cada día, se enfrentan a nuevos entornos, estímulos y desafíos que requieren energía mental para procesar y manejar. Al descansar lo suficiente durante el día, descubrirá que los obstáculos menores que enfrenta su bebé durante el día pueden convertirse en experiencias de aprendizaje que lo ayuden a crecer, en lugar de alimentarlo para un colapso.

Mejor dormir por la noche

Muchos padres primerizos cometen el error de pensar que si se aseguran de que su pequeño esté más cansado a la hora de acostarse, será más fácil ponerlos a dormir. Irónicamente, lo contrario es cierto. Cuando un niño no puede dormir durante el día, está tan cansado por la noche que estará inquieto, inquieto e irritable.

El mal humor adicional que experimentan hará que ponerlos en la cama sea una pesadilla en lugar de una experiencia pacífica de unión familiar.

Consejos para siestas infantiles más prolongadas

Conozca las señales de sueño de su bebé

Deberá prestar atención tanto al reloj como a las señales de su bebé. Si su bebé muestra signos de cansancio como bostezar, frotarse los ojos o verse somnoliento, es hora de una siesta. Reaccione rápidamente y colóquelos en su lugar designado para dormir, idealmente su cuna sin distracciones como juguetes o mantas.

En poco tiempo, conocerá el horario de su bebé y podrá comenzar a planificar en consecuencia.

Regular los patrones de sueño de su bebé

Los bebés tienen ciclos de sueño más cortos, de alrededor de 50 a 60 minutos, y también pasan más tiempo en un sueño más ligero. Esto significa que son más propensos a despertarse en el período en el que pasan de un ciclo de sueño al siguiente. Dedique algún tiempo a observar cuándo su bebé normalmente se despierta para saber cuánto dura su ciclo de sueño.

Una vez que sepa aproximadamente la hora en que su bebé es propenso a despertarse, puede ayudarlo a pasar con éxito al siguiente ciclo. La mejor manera de hacerlo es pararse junto a su cuna y palmear suavemente su espalda o hacer sonidos de “silencio” cuando note que comienzan a despertarse. Después de unos días, su bebé debería comenzar a hacer esta transición a otro ciclo de sueño sin ninguna ayuda.

Crear una rutina para la siesta

Al igual que los adultos tienen rutinas a la hora de dormir que indican a nuestro cuerpo que debe irse a la cama, usted puede hacer lo mismo con los bebés para ayudarlos a entrenarlos para dormir. Ya sea que se trate de un cuento antes de dormir, una sesión de abrazos o cambiarse a una cómoda ropa de dormir, su bebé comenzará a asociar estas actividades con el sueño, lo que hará que acomodarse a la hora de la siesta sea muy fácil.

¿Es el colecho una parte saludable de esta rutina? Descúbrelo en nuestra guía de seguridad para colecho .

os ruidos fuertes, los ladridos de los cachorros, las sirenas, los teléfonos que suenan, el timbre de la puerta o la televisión a todo volumen pueden causar estragos en el horario de sueño de un bebé. Si bien no puede garantizar el silencio total, controle lo que pueda. Configure su teléfono en silencio o vibre, cierre la puerta de la habitación del bebé (use un monitor para bebés) y mantenga la habitación a una temperatura agradable para garantizar el sueño más prolongado e ininterrumpido posible.

Ofrezca un bocadillo o comida antes de la hora de la siesta

Los bebés y los niños pequeños están creciendo rápidamente y, a veces, parece que su estómago es un pozo sin fondo. En serio, ¿a dónde va toda esa comida?

Si su hijo tiene hambre , es probable que no pueda conciliar el sueño, e incluso si logra conciliar el sueño, un dolor de hambre o un gruñido en la barriga pueden despertarlo prematuramente. Trate de proporcionarles un pequeño refrigerio antes de la siesta y déles tiempo para digerirlos antes de acostarse.

Evite el tiempo frente a la pantalla

Por muy tentador que sea dejarles ver una caricatura en un iPad o en la televisión, debe evitar el tiempo de pantalla antes de una siesta. Sus mentes jóvenes son muy activas y es probable que este estímulo los mantenga despiertos incluso después de que apague el botón.

Introducir ruido blanco

Si su casa es increíblemente ruidosa (la hora de la siesta de las tres en punto de su bebé puede ser cuando los estudiantes de secundaria de la casa de al lado decidieron que es hora de practicar con la banda en el garaje), querrá algo para ahogar el ruido. Una máquina de ruido blanco podría ser el truco . Además, emite un silbido que recuerda el tiempo del bebé en el útero.

Equilibrio entre ruido y silencio

No quieres que una banda de heavy metal actúe en tu sala de estar, pero el silencio total tampoco es la respuesta. Lo último que necesita es un bebé que esté entrenado para dormir solo cuando está tranquilo. Lo mejor que puede hacer es estar atento a sus niveles de ruido, pero esforzarse por lograr cierto grado de ruido de fondo en toda la casa.

Equilibrio entre la luz y la oscuridad

Las luces brillantes y la luz del sol pueden mantener a su bebé despierto, pero la oscuridad total puede hacer que la transición del sueño a la vigilia sea desorientadora. Una habitación oscura con cortinas corridas que dejan entrar un toque de luz es un equilibrio ideal para mantener sincronizado el ritmo circadiano de tu pequeño .

Preguntas frecuentes

¿Cuándo empiezan los bebés a tomar siestas más largas?

Cada bebé es diferente, pero comenzará a notar episodios de siestas más largas entre los cuatro y seis meses. Si su bebé tiene más de seis meses y aún se despierta después de episodios de siesta de 30 a 45 minutos, es hora de emplear algunos de los trucos para dormir que mencionamos en este artículo.

¿Qué hacer cuando mi bebé se despierta temprano de una siesta?

Primero, evalúe si su pequeño está completamente despierto o todavía un poco somnoliento. Si están completamente despiertos, tratar de obligarlos a volver a dormir no los hará felices a usted ni a su hijo. Sin embargo, si todavía están un poco somnolientos, es posible que pueda calmarlos de regreso a su tierra de sueños. Mecerlos o sostenerlos hasta que comiencen a dormitar y volver a colocarlos en su cuna es una opción.

Es posible que deba oscurecer la habitación, ajustar la temperatura u ofrecer un chupete.

Si su pequeño orinó a través del pañal y necesita que lo cambien, puede intentar volver a colocarlo después de un cambio, pero esté preparado para que esté despierto y alerta.

¿Dónde debería dormir mi bebé durante el día?

Lo ideal es que su bebé descanse en el mismo lugar durante el día en el que duerme por la noche. De lo contrario, el entrenamiento del sueño se vuelve mucho más difícil. Resista la tentación de dejar que se duerma en un columpio. Una vez que comiencen a dormitar, muévalas a su lugar habitual para dormir.

Una siesta ocasional en un cochecito o en un asiento para el automóvil no es lo peor del mundo, pero convertirlo en un hábito hará que dormir sea más difícil por la noche.

¿Cuántas siestas necesita mi bebé?

Una vez que su bebé tenga seis meses, encontrará que necesita entre dos y cuatro siestas más largas por día. Antes de eso, deberían dormir con más frecuencia y por períodos más cortos. Una vez que su pequeño haya cumplido los 12 meses de edad, puede comenzar a consolidarlos y, para cuando tenga 18 meses, debería tener uno por día.

Nuevamente, estas son reglas generales. Recuerde que cada niño es diferente. Consulte con su pediatra si tiene más inquietudes.

Conclusión

Bien, padres, ¡tienen esto! Aunque los patrones de sueño de su bebé pueden parecer un misterio, especialmente porque todavía no pueden hablar y decirle lo que piensan, ahora que conoce las mejores prácticas, encontrará que las cosas se vuelven más fáciles. Además, con el tiempo, usted y su bebé comenzarán a desarrollar una rutina que resultará cómoda para ambos. ¡Cuelga ahí!

Fuentes y referencias:

Más lectura:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *